Iñárritu y Lubezki: ¿locos o genios?

25Jul15

Nadie discute a día de hoy que dos de los cineastas más innovadores y exigentes en activo son los mexicanos que titulan este post. El director Alejandro G. Iñárritu y el director de fotografía Emmanuel “El Chivo” Lubezki son hoy oscarizados y reconocidos artistas independientemente de su nacionalidad, y sus proyectos levantan unas expectativas enormes. La pretenciosa pero no por eso menos rompedora Birdman arrasó con los premios de la industria, incluyendo sendas estatuillas doradas para El Negro y El Chivo, como se refieren a ellos muchos mexicanos, con orgullo y familiaridad.

Y su nuevo proyecto juntos, The Revenant, protagonizado por Leonardo DiCaprio y Tom Hardy, aunque se estrenará a finales de año ya está dando mucho de qué hablar. Y es que, de entrada, Iñárritu y Lubezki decidieron que la película simularía una sola toma —como en Birdman— y al grabarla solo se utilizaría luz natural. Lo del plano secuencia (una toma aparente, sin cortes) no fue pues una genial fanfarronada de estos cineastas para su oscarizada tragicomedia; al repetirla en su siguiente proyecto quieren marcar todo un estilo y un nuevo reto. Esto resulta especialmente interesante si se analiza en contraste con los primeros proyectos de Iñárritu (Amores perros, 21 gramos), más bien caracterizados por su estructura y montaje disruptivos: tramas distintas narradas en desorden cronológico creando una sensación de desorden y caos; es decir, como antes enfatizó el montaje ahora prescinde de él al volverlo invisible (lo que, claramente, es mucho más complicado).

El reto, sin embargo, es mucho mayor, pues si la trama de Birdman ocurría en nuestro tiempo y en el interior y alrededores cercanos de un pequeño teatro de Broadway, The Revenant (aquí el trailer) es una película de época, que cuenta la historia real de supervivencia del explorador Hugh Glass (DiCaprio) que tiene que pelear con indios americanos, osos y un clima inhóspito… en plano secuencia y solo con luz natural. Añádase el exigentísimo método de trabajo de Iñárritu —que es de esos directores que no pasa a la siguiente toma hasta que vea exactamente lo que tiene en mente— y claro: el rodaje, dicen, ha sido un auténtico infierno.

La pregunta es si estos dos colaboradores están siendo exagerados, si se les ha subido el ego a la cabeza y buscan hacer complicado lo sencillo… o si son genios, dispuestos a complicarse para conseguir un resultado maravilloso. El resultado lo dirá. Hoy nadie le critica a Kubrick haber filmado Barry Lyndon solo con luz de velas, pero seguro su equipo tuvo muchos motivos para murmurar durante el rodaje. Lo que está claro es que The Revenant no nos dejará indiferentes. Al menos visualmente, pues El Chivo se ha ido pertrechando con la última tecnología. Yo solo espero que la historia esté a la altura, pues es la pega que le puse a Birdman, y que finalmente es lo que hace que una película sea o no memorable.

Anuncios


One Response to “Iñárritu y Lubezki: ¿locos o genios?”


  1. 1 The Revenant | Palomitas caramelizadas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: