The Killers y la misericordia

04Dic14

“Si no te portas bien, esta Navidad solo recibirás carbón”, se suele decir todavía a los niños, con la esperanza de que se porten bien durante el año para recibir la recompensa de manos de los Reyes Magos, Santa Claus, el Niño Jesús, la Befana o incluso Olentzero (y hasta Mari Domingi), según la zona en la que uno viva. Y así, como cada año al llegar la época navideña, el grupo The Killers (geniales, digámoslo de una vez) estrena su peculiar villancico; el de este año se titula “Joel, the Lump of Coal”, es decir, “Joel, el trozo de carbón”, y cuenta una bella historia:

La pequeña fábula le da la vuelta al castigo del trozo de carbón, dando voz al niño “malo” que lo recibe y al propio trocito de carbón. Y resulta una reflexión sobre la misericordia, muy propia de la sensibilidad de los tiempos (y de la naturaleza humana). El grupo de Brandon Flowers (mormón, por cierto: el grupo tiene también una interesante canción que habla sobre San José) nunca ha presentado la figura de Santa Claus como un personaje positivo (basta el botón de muestra de Don’t Shoot Me, Santa), y esta vez no es la excepción. Santa Claus castiga dando carbón como regalo, pero esta historia invita a mirar más allá, a ver las heridas que las personas tienen por más mala que parezca su conducta. No condenar sino dar (darse) para cambiar al otro. Me permito traducir de la excelente letra de la canción:

Joel, Joel, el trozo de carbón
supo lo que debía hacer.
Dijo: “Ahora sé la razón
de por qué me enviaron a ti.

Porque cuando alguien sufre por dentro
se vuelve duro y cruel.
Pero yo sé cómo convertir tu dolor
en una preciosa joya.

Así que tómame en tu mano, joven,
y apriétame con todas tus fuerzas.
Convirtamos tu dolor y furia
en algo que brille”.

Y Joel, el trozo de carbón
dio su vida.
Para que un pequeño niño malcriado
tuviera un diamante en Navidad.

“Un poco de misericordia hace al mundo menos frío y más justo”, dijo el Papa Francisco en su primer rezo del Ángelus. Estoy seguro de que este villancico podría gustarle. Y es que hoy no necesitamos que nos digan lo malos que somos, sino que nos sonrían y sin asco nos abracen, a pesar de que quizá (seguramente) hemos actuado mal. Y entonces quizá nos decidiremos a ser un poco mejores. Ese sería un buen regalo de Navidad. The Killers, al parecer, están más que de acuerdo.

Anuncios


No Responses Yet to “The Killers y la misericordia”

  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: