La violencia y otros caminos

25Sep11

A ningún lector de El guiñol -¿los hay, acaso?- le sorprende una crítica de cine desfasada, o sea, que no es de un estreno. Esta no es la excepción porque voy a hablar de Hævnen (Susanne Bier, 2010), esa genial película danesa que ganó el Oscar a mejor película extranjera y que alguien tradujo en inglés y español como In a Better World/En un mundo mejor. Dos niños, dos familias. Christian acaba de perder a su madre y lleva una mala relación con su padre, lo que le lleva a reaccionar de modo violento ante la vida. Con Elias todos se meten en el colegio y su padre trabaja como médico en un campamento social en África. Christian, recién llegado al pueblo, defiende a Elias en el colegio, lo que marca el inicio de su amistad.

Esta película me atrapó no solo por la bella y cuidada fotografía, ni por la sugerente y acertada banda sonora, sino por el modo sutil (toque femenino, quiero pensar, de la directora) en que plantea el tema de la violencia. Se ve en la vida del médico protagonista -interpretado maravillosamente por la estrella danesa Mikael Persbrandt– por el dilema que tiene con la figura del violento cacique africano pero, sobre todo, por su modo de reaccionar (o de no reaccionar, más bien) ante el energúmeno que lo agrede por separar a sus respectivos hijos pequeños mientras peleaban.

En mi infancia siempre fui partidario de la no-violencia, principalmente por mis pocas posibilidades de salir vencedor, pero esto me llevó a la misma conclusión que a Anton, el médico: el que recurre a la violencia es idiota, y es él quien sale perdiendo, por mucho que su agresión no sea respondida. Pero está claro que mucha gente, y Christian entre ellos, no piensa así. Y una venganza –hævnen en danés, palabra que da el título original a la película- se ve como necesaria.

Resulta muy actual que las películas planteen distintas situaciones y dilemas sin dar una solución monolítica. Aquí se nos muestra magistralmente la relación entre padres e hijos y los sufrimientos de unos y otros. Está claro que la violencia no es el camino, pero muchas veces parece la única salida posible -véase la escena final del personaje de Big Man aquí, o el final de Gran Torino, por ejemplo-; sin embargo, la amistad y el amor siempre se muestran como los caminos más satisfactorios aunque no parezcan los más eficaces. Hævnen es, a mi modo de ver, una de las mejores películas del año, tanto en su forma como en su contenido, que te atrapa, te tensa y te toca por dentro, porque es humana, porque los hombres somos así.

Anuncios


One Response to “La violencia y otros caminos”

  1. 1 gcallejo

    Sí, es muy buena, en efecto.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: