La indignación del siglo XXI

21Jun11

A sus 93 años, Stéphane Hessel sigue siendo un luchador. Sobrevivió a los campos de concentración nazis, fue miembro destacado de la résistance francesa de De Gaulle y uno de los redactores de la Declaración Universal de los Derechos Humanos de 1948. A finales del 2010 publica un panfletillo, Indignez-vous!, publicado en español por la editorial Destino a principios de este año. Hessel afirma que la indignación le llevó a la resistencia, pero lo más interesante de su mensaje es que hoy también hay motivos de indignación, y pasa el testigo a las generaciones jóvenes.

En el siglo XXI, Hessel se indigna por el imperialismo norteamericano (en concreto, por la administración Bush: la guerra de Irak, etc.), se indigna a favor de la causa palestina, y se indigna por la escasa reacción frente a la actual crisis económica (pues el sistema que nos llevó a ella sigue prácticamente inalterado), se indigna, por fin, ante el control de los influyentes medios de comunicación por unos pocos. Yo también “me indigno” con Hessel (quizá ahora demasiado tímidamente). Pero también quiero mirar más allá de a donde él mira. Dice Hessel:

La historia está hecha de choques sucesivos, es la asunción de los desafíos. La historia de las sociedades progresa, y al final, cuando el hombre ha alcanzado su completa libertad, se tiene el estado democrático en su forma ideal.

Creo que nuestra indignación tendría que ir más allá que conseguir el mero Estado de bienestar, aunque comprendo que éste sea la base para conseguir un bienestar más hondo y más completo. También comprendo que Hessel y su generación reclamen ese bienestar social básico que muchas veces no tuvieron, y que lucharon por conseguir. Por eso ahora hay que indignarse con ese bienestar cuando es mal entendido, en el que el individuo se tiene como fin a sí mismo y se acaba en cosas como la Ley del aborto y un largo etcétera. De Hessel me quedo el espíritu luchador. Por favor, escuchadle/escúchenle:

La peor de las actitudes es la indiferencia, el decir “yo no puedo hacer nada, yo me las arreglo”. Al comportaros así, perdéis uno de los componentes esenciales que hacen al ser humano. Uno de sus componentes indispensables: la capacidad de indignarse y el compromiso que nace de ella.

Anuncios


No Responses Yet to “La indignación del siglo XXI”

  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: