Apologia pro V.O.S. (I)

19Oct10

De acuerdo con que el título es un poco extraño, pero tengo mis motivos. Me he resistido intencionalmente a escribir sobre este tema en El guiñol, pero creo que ya he dejado que se pase el enfado (o enojo, si prefieren) inicial. Me he dado un tiempo de reflexión (cuatro años) para poder hablar objetivamente al respecto.

V.O.S., por si acaso no está claro, son las siglas de versión original subtitulada. Y este post es el primero de unos cuantos (no todos seguidos, tranquilos) sobre las ventajas de ver las películas en su versión original, con subtítulos en caso de que no se conzoca el idioma.

Resulta un shock para un latinoamericano (otro término espinoso, pero sería demasiado aquí tratar al respecto) el llegar a España y encontrarse todas las películas dobladas al español. Todas. Resulta aún mayor shock asistir a las aguerridas defensas de este sistema por parte de muchos españoles. “Si yo veo una película es para descansar no para leer (subtítulos)”. “(X actor) habla mucho mejor en español”. “En España tenemos grandes dobladores (eso no lo dudo) y a veces lo hacen mejor que los propios actores (ahí ya discrepo del todo)”.

Brevemente. Al elegir a un actor para representar un papel se ha tomado en cuenta su voz. Él (o ella) mismo ha adaptado su voz a ese papel y es así como habla ese personaje, nos guste más o menos. Al ser el cine un arte, y como tal un producto subjetivo, nadie puede decir que “es mejor” otra voz. Es como si dijéramos que el Quijote sería mejor con determinados cambios. No. El Quijote es así, es una obra de arte; luego puede gustarnos más o menos, pero eso ya es otra cosa.

El problema es más bien lingüístico. Efectivamente, en España no se entiende mucho el inglés en comparación con otros países. Mucho tiene que ver la dictadura que gobernó este país durante treinta y seis años, que se interesó en que todo fuera traducido y/o doblado al español. Y la cosa ha calado psicológicamente, en parte porque ya venía desde antes: el español medio -en mi experiencia- es muy hispanocéntrico, juzga el mundo sólo en relación a su propia experiencia. Y con el lenguaje no hace una excepción. Estoy exagerando un poco y generalizando mucho, pero dejadme/déjenme poner un botón de muestra.

Tres sombreros de copa, obra de teatro del dramaturgo español Miguel Mihura (1905-1977). Escrita en 1932, aunque estrenada veinte años después. Dionisio, en una noche de locura y confusión, propone a Paula que se fuguen juntos. A Londres, por ejemplo. Atentos al problema que se presenta.

DIONISIO. Aún es tiempo. Dejaremos todo esto y nos iremos a Londres…
PAULA. ¿Tú sabes hablar inglés?
DIONISIO. No. Pero nos iremos a un pueblo de Londres. La gente de Londres habla inglés porque todos son riquísimos y tienen mucho dinero para aprender esas tonterías. Pero la gente de los pueblos de Londres, como son más pobres y no tienen dinero para aprender esas cosas, hablan como tú y como yo… ¡Hablan como en todos los pueblos del mundo!… ¡Y son felices!…

Ya ven/véis un poco por dónde voy. Y estoy de acuerdo con la calidad del doblaje español, pero no nos perdamos la obra original, ¡se pierde tanto! Suficiente por ahora.

Anuncios


No Responses Yet to “Apologia pro V.O.S. (I)”

  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: