Microrrelato (I)

17Feb10

Efectivamente, su trabajo en el cuerpo especial de la policía era muy peligroso. Aquella vez había estado demasiado cerca. Volvió a su casa jurando que esta vez sí que haría caso a lo que siempre le decía su mujer; dejaría aquel trabajo y pediría un traslado. Lo haría por los niños.

Llegó a casa de madrugada, cuando acababan de dejar el diario frente a su puerta. Se sorprendió al ver su propio rostro en la portada. Una bala fatal —decía el diario— lo había alcanzado, cuando pensaban que todos los terroristas ya estaban desarmados.

Anuncios


No Responses Yet to “Microrrelato (I)”

  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: